liturgia 


Lecturas Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

Primera lectura

Lectura del libro de los Números (6,22-27):

El Señor habló a Moisés: «Di a Aarón y a sus hijos: Ésta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas: "El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor se fije en ti y te conceda la paz." Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 66

R/.
El Señor tenga piedad y nos bendiga

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R/.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra. R/.

Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga; que le teman
hasta los confines del orbe. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas (4,4-7):

Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción. Como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones al Espíritu de su Hijo que clama: «¡Abba! (Padre).» Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.

Palabra de Dios

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,16-21):

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho. Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

Palabra del Señor
Comentario homilético
P. Octavio Hidalgo, C.Ss.R.

Este día nos da pie para destacar una pluralidad de mensajes, según atendamos a motivos litúrgicos o sociales.

En el umbral del año la liturgia nos presenta a María como Madre y con un gran talante de interioridad: meditaba los acontecimientos desde la fe y en la perspectiva de la historia de la salvación. María rumiaba asiduamente el plan de Dios, consciente de que la obediencia creyente es una tarea diaria. Esta estampa de María constituye una sugerente invitación a vivir el año con una fuerte dosis de interioridad.

Cada nuevo año es un don: ¡Agradécelo! No es cuestión de llenar la vida de años, sino de llenar los años de vida. En este sentido cada año es un reto: es nuevo y distinto. ¿Lo valoramos así? Descubre la sorpresa de cada día e interprétalo como un tiempo de gracia.

Las instituciones promueven en este día el valor de la paz. Socialmente se invita a vivir todo el año en la tónica de la paz, del equilibrio, de una convivencia en armonía. Nosotros recordamos aquella bienaventuranza: "dichosos los que trabajan por la paz". Y la ampliamos con estas otras:

Dichosos los que viven en paz consigo mismos y con Dios.
Dichosos los que construyen la paz en la familia.
Dichosos los que siembran la paz entre los vecinos.
Dichosos los que no se crean enemigos.
Dichosos los apóstoles de la no-violencia.
Dichosos los que saben perdonar y aceptan el perdón.
Dichosos los que piensan que siempre es posible el diálogo.
Dichosos los que saben comprender y tienen hambre de paz.

página principalinicio

Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro - Misioneros Redentoristas
C/ Lalín  3;  36209 - Vigo (Pontevedra) Tf: 986 23 71 45   e-mail: perpetuosocorro@psvigo.org