liturgia 


Lecturas del Bautismo del Señor

Primera lectura
Lectura del libro del profeta Isaías (42,1-4.6-7):

Así dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el dereho a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho, no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan en las tinieblas.»

Palabra de Dios
Salmo
Sal 28

R/.
El Señor bendice a su pueblo con la paz

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado. R/.

La voz del Señor sobre las aguas,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica. R/.

El Dios de la gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»
El Señor se sienta por encima del aguacero,
el Señor se sienta como rey eterno. R/.
Segunda lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (10,34-38):

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él.»

Palabra de Dios
Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,15-16.21-22):

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.»
En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre Él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.»

Palabra del Señor
Comentario homilético
P. Octavio Hidalgo, C.Ss.R.

Con la fiesta del Bautismo del Señor acaba el tiempo de Navidad y comienza el tiempo ordinario. Por eso se califica a este día como el domingo-bisagra o el domingo-cremallera, porque cierra un ciclo y abre otro, une la infancia y la vida oculta de Jesús con los inicios de su presentación pública como Mesías. Es como si en unos momentos pasáramos muchas páginas de la vida de Jesús, porque ya tenemos delante al Hijo de Dios adulto dando la cara en lo que va a ser su misión. Parece como si el Año litúrgico tuviera prisa por presentar cuanto antes su talla humana y redentora.

Una de las primeras escenas del Jesús adulto, comprometido con Dios Padre y con su Reino, es la del Jordán, cuando aparece como un pecador más y pide a Juan el bautismo de conversión. Para los contemporáneos de Jesús el bautismo era un rito penitencial por el que se reconocían pecadores, pero arrepentidos y dispuestos a vivir en obediencia creyente. Jesús, como uno más, se diluye en la masa de los pecadores y en un bautismo general también Él se bautizó. Este gesto fue aprobado y aplaudido por todo el cielo, que se abrió bajando el Espíritu sobre Él. Y la voz de Dios Padre refrendó el acontecimiento: "Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto". De esta manera, la aventura redentora de Jesús, dispuesto a hacer el bien, se pone en marcha.

Solidario con la condición humana y salvador, como el siervo del que habla Isaías, Jesús es el gran testigo y profeta, elegido y preferido, lleno de Espíritu, desbordante de razón y de justicia, capaz de establecer el nuevo derecho. Nadie como Él puede abrir los ojos a los ciegos, liberar a los cautivos, cuidar a los que andan medio quebrados como una caña cascada... Por eso se volcará con los más necesitados, con los "oprimidos por el diablo"; será una esperanza firme para los que quieren cambiar; lo llenará todo de espiritualidad. He ahí su misión y compromiso.

Esto, que comenzó en Galilea con Jesús, lo continúa la Iglesia a lo largo de los tiempos. Entre luces y sombras está al servicio de la misma causa: el Reino de Dios. Ahora nos toca a nosotros difundir su espiritualidad, su Evangelio, su dinamismo.

Fuimos bautizados con agua y con Espíritu Santo. Desde el bautismo tenemos conciencia de ser hijos de Dios. Por este sacramento sabemos que somos Iglesia; que hemos de pasar de lo viejo a lo nuevo, de lo rastrero a lo santo; que hemos de estar dispuestos a seguir a Jesús con todas sus consecuencias. El bautismo debe significar una experiencia fundamental y decisiva en la vida de los creyentes. Asumido con fe, es un pronunciamiento público por el ideal de Jesús: un proyecto humano de altísima calidad, un talante lleno de coraje y de espiritualidad humanizadora, un modo de vivir atractivo y en concordancia con las aspiraciones más nobles que todos llevamos dentro; pero también un estilo arriesgado, difícil y frecuentemente atravesado por la cruz.

Ahí está nuestra vocación y por ahí han de ir nuestros compromisos fundamentales. El bautismo, asumido, favorece la maduración personal y la misión de cooperar a favor de una nueva humanidad. ¿Estamos dispuestos? 

página principalinicio

Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro - Misioneros Redentoristas
C/ Lalín  3;  36209 - Vigo (Pontevedra) Tf: 986 23 71 45   e-mail: perpetuosocorro@psvigo.org